Idilico retorno a la vida

22 09 2008

Las palabras se me agolpan en la mente y es dificil hacer que fluyan con cordura, indescriptible es narrar el torrente de emociones sentido ayer en La Monumental. Lloré viendo como Idilico, un toro BRAVO, castaño, de 550 kilos, de la ganaderia de Nuñez del Cuvillo, volvía a la vida. El retorno a la vida, esa es la grandeza de la Fiesta y el gran argumento antitaurino. El retorno a la vida de un toro bravo. Esa senda de vuelta, que no toma ningún animal de granja camino del matadero.

Esplá sentó cátedra del segundo tercio. Arriesgo en banderillas, de poder a poder en los medios; también por los adentros, al hilo de las tablas. Y arrancando la embestida a su segundo, un toro que no se movió e hizo de los medios su feudo.

La tarde fue de menos a más y explotó en el quinto.

En el segundo José Tomás bordó el toreo. Con el capote hizó un quite por gaoneras llenas de impavidez, que replicó Serafin Marín por chicuelinas ajustadisimas, más de ¡Ay! que de ¡Olé!, Serafín se arrimó como un perro y quedó claro que, pese a la forma en la que entró, no venia a pasearse.

En este toro Jose Tomás basó la faena en la mano izquierda, llena de quietud, arrancando los muletazos. Sin trampa ni cartón, en ese eterno viaje hacia el pitón contrario, para volver a presentar la muleta. La estocada caida y la casta del toro, que retrasó su agonía, le privaron de las dos orejas.

El tercero y el cuarto, fueron un parentesis, para tomar aire, lo que sucederia después es irrepetible.

Saltó el quinto, Idilico, 550 kilos, colorado, invalido, cojo de la pata trasera derecha (que poco sé de toros!). Arremetió al caballo con fuerza, en 2 veces, en la primera se tumbó sobré el pitón izquierdo, en la segunda casi derriba al picador, metiendo los riñones, empujando con los dos pitones. José Tomás se lo lleva a los medios, con el toreo a la veronica, hasta cinco conté yo, todas limpias, con la pata alante, meciendo los brazos y la cadera, con una cadencia pendular, y remate con una larga cordobesa, muy torera, Olé! . Serafín Marín no rehuyo a su quite, y cito por gaoneras, de impacto.

Con el toro en los medios, Jose tomás empezó por estatuarios, sin mirar, solo poniendo la muleta y después de cinco, se llevó la muleta a la zurda, la siniestra. La mano de Dios, ya no es la izquierda de Maradona, esa que llevó a Argentina a la final del mundial de Mexico 86. La mano de Dios, fue la que ayer estuvo en La Monumental y devolvió la vida a Idilico. El toro, no se cansó de embestir, por la izquierda naturales enormes, hubo uno tan largo, que llegó a circular. Se tragaba todos también por la derecha, la diestra, con mucha fijeza y nunca rehuyó de la muleta. En medio de la catarsis general, sonó un avisó, tal despertador, los 20.000 seguíamos en nuestro sueño, con los clarines la plaza enloqueció. Enloquecimos. Una marea de pañuelos blancos inundó la plaza y a gritos de ¡INDULTO! ¡INDULTO!, Idilico salvó su vida. No queriamos la muerte. Un toro de indulto en toda regla y en cualquier plaza del mundo. Un toro que se volvió a chiqueros embistiendo la muleta. Y un torero que salió por la Puerta Grande embuelto en una senyera.

El último de la tarde, fue el de mejor estampa, ensabanado, alunarado, botinero. Igual que el toro blanco de Antoñete. Serafin puso toda la voluntad, pero la plaza se habia desinflado, era necesario coger aire. La faena fue buena, citando al toro con mucha distancia, para luego encelarlo en la muleta. La estocada en todo lo alto, fue la pasarela hacia el triunfo, cortó oreja.

Anuncios

Acciones

Information

2 responses

25 09 2008
raika

Hola desconozco quien ha escrito este artículo pero lo que si puedo decir, es que viendo a ese toro yo tambien senti algo que es dificil de explicar con palabras.Por mucho que escriba este artículo ustedes a lo mejor no entenderan lo que pude yo experimentar . Se me brillaron los ojos( lo prometo), al ver como enfilaba la puerta de chiqueros. Que te perdonen la vida por ser bravo y noble eso es lo mas bonito de esta vida. Soy amante de los toros y ese momento es para mi la grandeza de este arte.Que manera de embestir, y que manera de galopar. Fue una faena larga pero a ese toro le quedaban fuerzas para seguir luchando. Cuando sacó el pañuelo el presidente lo único que pensé fue en su pronta recuperación. Cada muletazo después de estar el pañuelo sacado sentia como si me clavaran una daga en el costado; suplicaba que no le gastarán más porque ese toro se merecia una larga y apacible vida en el campo. A día de hoy desconozco como está siendo su recuperación pero creanmé, me quita el sueño.
Y a los que opinan que ese toro no era merecedor de el máximo perdón no saben valorar el espectáculo como tal. ¿Que esperan de un toro bravo?. Yo no espero más de lo que vi con Idílico, que fue para mi un toro ejemplar.Idílico: que tu mirada noble en el campo sea reflejo que transmitas a tus descendientes y que algún día recuerdes lo que hizistes en el coso. Nada más y nada menos de salir victorioso cual gladiador en la arena, sin acobardarte y echando coraje, cuando viste la muerte de cerca. Enhorabuena.

9 11 2010
998SDJR8Y

“… un camino que nunca toman las reses que van al matadero…” Idílico murió este invierno. Proceso inmunodeficiente provocado por el stress que le produjo la lidia. Paratuberculosis. Todo ello, por la lidia. La lidia mata y el “indulto” no fue más que propaganda, un paraguas ante la tormenta que se avencinaba. El toro está muerto, como todos, pero afortunadamente el toreo también.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: